Blog
18
10
2021

¿Sabías que hoy es el día mundial del cáncer de mama?

Por Moverte 0

Desde Moverte da vida no queremos dejar pasar este día sin rendir homenaje a todas las personas que están pasando o han pasado por esta enfermedad y para ello vamos a aportar nuestro pequeño granito de arena hablando de ejercicio físico en cáncer de mama. En este caso trataremos de ejercicio, cáncer de mama y fatiga como efecto secundario más prevalente y difícil de controlar.

 

Tanto la enfermedad en sí como los tratamientos asociados pueden producir muchísimos efectos secundarios a nivel físico, funcional y psicológico. Estos son más agudos durante el periodo en el que la persona está en tratamiento, pero pueden tardar varios años en desaparecer o incluso aparecer los conocidos como efectos a largo plazo. El ejercicio físico se presenta como un potencial moderador de esos efectos secundarios en todas las etapas del proceso (Hojman, Gehl, Christensen y Pedersen, 2018)

 

Uno de los efectos secundarios más prevalente, molesto, desagradable y persistente es la fatiga. La fatiga asociada al cáncer es definida como un cansancio exagerado que no tiene relación con las actividades realizadas. Es una sensación de agotamiento físico, emocional y mental, a pesar de dormir y descansar de manera suficiente (cancer.gov, 2021).

 

La fatiga es el efecto secundario más reportado en los pacientes oncológicos, presentándolo a largo plazo entre el 70 y el 100% de las pacientes (Juvet et al., 2017; Adamsen et al., 2009; Kim, Kang, Smith y Landers, 2006; Heim, Malsburg y Niklas, 2007; Hwang, 2008; Husebo, Drystad, Miaaland, Soreide y Bru, 2014; Lipsett, Barrett, S., Haruna, F., Mustian, K., O’ Donovan, 2017).

 

La fatiga además de ser el efecto secundario más persistente es el más debilitante de la quimioterapia. Esto puede suponer una barrera para cambiar a un estilo de vida más activo. También afecta al bienestar físico, social y capacidad de trabajo de la persona con cáncer de mama (Mijwel et al., 2019).

 

A pesar de esa sensación debilitante que supone la fatiga la guía australiana de recomendación de ejercicio pide evitar el reposo absoluto y que las personas que la padecen se involucren en las actividades de su vida diaria (ESSA, 2019).

 

En cuanto a la fatiga asociada al cáncer de mama el ejercicio físico es la terapia no farmacológica más efectiva (Hayes, Newton, Spence y Galvão, 2019).  A pesar de ello a menudo la fatiga relacionada con el cáncer genera un círculo vicioso entre la fatiga inducida por el cáncer y la fatiga inducida por el descenso de niveles de Ejercicio Físico. Lo que aumenta la fatiga general, además reduce la masa muscular, la fuerza muscular y la calidad de vida todo esto influye en el aumento de la fatiga con respecto al cáncer.

 

¿DESEA SABER MÁS?

No dudes en dejarnos en comentarios tu opinión o bien deja tu consulta de manera privada pulsando el siguiente botón

 

Podemos ayudarte

 


Verónica Bueno Muñoz

– Educadora Fiscalizables

– Graduada en CCAFD

– Especialista en Ejercicio Físico con 

pacientes de cáncer de mama

Comentarios
0

Dejar un comentario